31 de julio de 2016

DE CAMINO A LOS ALPES SUIZOS

MONTBRIO-NIMES-MONTREUX
Jornada de Ruta
30 y 31 de Agosto del 2016

Empiezan las vacaciones y como no podemos estarnos quietos, esta vez decidimos ir en coche a Suiza. Lo malo de viajar en coche con un niño de 5 años y una niña de 3 es que se necesita una paciencia infinita. Como no somos superpapás ( aunque lo intentemos ) lo de la paciencia lo vamos a ir mejorando de forma más bien progresiva. 
En coche hemos recorrido Francia, Islandia y Noruega. 
Lo mejor de viajar en coche: ser dueños del tiempo y del camino y además puedes llevar casi de todo. Este año nos hemos comprado una pequeña nevera de coche con la esperanza de que eso nos pueda ayudar a ahorrar un poco.
Estamos de camino. Todavía no hemos llegado y ya hemos detectado el primer error: salir el día de la operación salida de las vacaciones de verano… colas kilométricas de coches detenidos en medio de la autopista… más paciencia...
Lo del slow travelling creo que no es esto exactamente.

Con peques estaba previsto un viaje de aproximadamente 5h en coche. Finalmente, entre retenciones en la autopista (hubo 2 muy bestias: una en el tramo de AP-7 desde Granollers a Girona y la otra para pasar la frontera con Francia ) y paradas con los niños en las áreas de servicio ( ya sabéis: tentenpié de media mañana, lavabo, estirar las piernas, comer, de nuevo lavabo, de nuevo estirar las pienas, poner gasolina - mejor dicho, diesel -, merendar, ...) tardamos un total de 11 horas. Llegamos a nuestro alojamiento en Nimes - Francia a las 20:00 hrs. Estabamos tan cansados que sólo pudimos bañarnos y cenar antes de caer rendidos sobre nuestras camas. De Nimes no pudimos ver gran cosa. La visita al anfiteatro queda pendiente para otro viaje.

Lo que más nos ha impactado son los trípticos informativos colgados en las paredes de algunas áreas: Qué hacer en caso de ataca terrorista.
Brutal. 

El día siguiente fue algo más benévolo con nosotros aunque "no del todo". Me explico. Lo de benévolo viene a cuento de que como lo que la gente quiere en sus vacaciones es ir a la playa, una vez salimos de Nimes por la autopista en dirección a Valence, nos dimos cuenta de que ahora todos los coches se amontonaban en el ramal opuesto al nuestro. Pudimos recorrer los cerca de 500 km del día de forma bastante cómoda y fluida. Lo del "no del todo" lo escribimos porque nada más atravesar la frontera francosuiza se puso a llover a cántaros y dejamos de ver el sol. Mientras pasábamos por Ginebra y Lausana en dirección a Montreux apenas podíamos intuir la belleza del famoso Lago Leman.

Por el camino nos pudimos hacer con "La Vignette": con este nombre se conoce la pegatina o distintivo que llevas en la parte de dentro de la ventanilla delantera y que te permite circular por las autopistas de Suiza sin tener que pagar nada. En Suiza no hay peajes. Hacerse con ella te supone 38 euros y la venden en la misma aduana y en las gasolineras. Nosotros la compramos en una de las últimas áreas de Servicio de Francia ( concretamente en l´ Aire de la Ripaille )

Llegamos a nuestra confortable estancia en Montreux a media tarde y, a pesar de la lluvia y el cansancio, no desaprovechamos la oportunidad de bajar a visitar la ciudad. Fueron 2 horas de paseo con los niños. De la ciudad nos encantaron las vistas del Lago y el paseo peatonal inferior rodeado de flores y de mútiples esculturas. La primera parte del paseo fue muy tranquila. Cuando llegamos a la parte más céntrica nos encontramos con decenas de puestecitos de mercaderes ambulantes ( te venden artículos de todo tipo y los de comida te la preparan allí mismo ), centenares de turistas de todas las nacionalidades imaginables y unos hotelazos que quitan el hipo sólo de verles la fachada ( mil euros la noche? ). Al final de nuestro paseo nos encontramos con el Monumento a Freddie Mercury y un camión ambulante con un horno de leña, donde pedimos que nos prepararan unas pizzas que nos cenamos ya en el alojamiento.

A pesar de lo pesado del viaje tengo que reconocer que vale la pena plantarte en el país a explorar con tu propio coche. No es sólo un tema económico ( pensad en lo que cuestan los billetes de avión de 4 pasajeros y el posterior alquiler del vehículo ). También influye que puedes ir más cargado y que a fin de cuentas es tu coche y lo manejas mejor que cualquier otro que puedas obtener.

Los niños, teniendo en cuenta la maratón de horas de coche, se han portado muy bien. Aunque no podemos negar que los cuentos del Pantxeta y el Ratlletes, un poquito de tablet y mirar los mapas y el GPS han ayudado un montón.







1 comentario:

Unknown dijo...

Pasadlo genial y como siempre "todo precioso" y "mis niños" más!